Comentarios a las lecturas de la Misa diaria.

sábado, 6 de agosto de 2016

Domingo XIX del tiempo ordinario, ciclo C.

1ª lectura: Sabiduría 18,6-9; Salmo 33(32),1.12.18-19.20-22; Hebreos 11,1-2.8-19; Evangelio según San Lucas 12,32-48.

Queridos/as hermanos/as:

¡Qué bueno es Dios!, que porque nos ama tanto, nos regala el Tesoro del Reino.

El texto del evangelio que meditamos hoy nos invita, por un lado, a buscar el verdadero Tesoro que es el Reino de Dios, y por otro, a permanecer vigilantes y atentos, a no sentirnos satisfechos con la medida de nuestra fe, sino a buscar crecer cada día más.

Comienza con una hermosa frase de Jesús: "No temas, pequeño Rebaño". En ella podemos ver la ternura del Buen Pastor que siente compasión de nosotros, "pequeño rebaño", pequeño en cantidad, pero también por la conciencia de nuestra debilidad, nuestras necesidades, nuestras heridas, nuestros temores, etc. Pero no es una frase arbitraria, como cuando uno dice "no llores", sin dar mayor motivos para no hacerlo. Este "no temas" está acompañado de su causa: "porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino". No debemos temer, porque Dios es gratuito e incondicional; nos acepta con nuestros defectos y virtudes, y porque es bueno, sin que nosotros podamos merecerlo, nos regala su Reino; esto es, ese sueño de Dios en el que todos seremos plenamente felices en plena comunión con Dios y nuestros hermanos. No debemos temer porque conocemos hacia dónde caminamos, y cuál es nuestro horizonte. Éste es nuestro Tesoro, éste es el Tesoro que Jesús nos llama a buscar, un Tesoro que no nos pueden robar y que no se echa a perder porque la fidelidad de Dios lo sostiene.

Sin embargo, vivimos en una sociedad que busca otros valores; se nos quiere hacer creer que necesitamos cosas que en realidad no necesitamos, se nos quiere hacer creer que la felicidad viene con tal y cual producto, y muchos terminan buscando un tesoro que se corrompe y nos corrompe, un tesoro que se echa a perder, y nos deshumaniza. Muchas veces ni siquiera nos damos cuenta de esta tentación, hasta que un día descubrimos que acumulamos cosas sin sentido. Por esto, Jesús nos invita a estar alerta, a vigilar nuestra fe, y nuestra relación con Dios y con los hermanos; a no sentirnos conformes con lo que ya somos, como si fuésemos perfectos; todo esto, con la imagen del señor que vuelve en la noche, del ladrón; en definitiva de su Segunda Venida: estemos atentos como si Jesús fuese a volver de un momento a otro.

De este Tesoro nos habla una "nube de testigos, como nos recuerda la Carta a los Hebreos, y que hoy nos presenta la vida de Abraham, quien teniendo su vida ya resuelta, Dios llama en su ancianidad a emprender un camino nuevo, dejando todas sus seguridades; su pequeño tesoro, en busca del Verdadero Tesoro, la Promesa cuya concreción comienza con su obediencia generosa.

Por esto el salmo nos invita a tomar conciencia de lo dichosos que somos por tener al Señor como nuestro verdadero Tesoro; sus ojos "están fijos sobre sus fieles, sobre los que esperan en su misericordia, para librar sus vidas de la muerte y sustentarlos en el tiempo de indigencia". Por eso "Nuestra alma espera en el Señor; él es nuestra ayuda y nuestro escudo. Nuestro corazón se regocija en él:  nosotros confiamos en su santo Nombre".

A este Dios tan bueno, le vamos a pedir, como dice el salmo, que su amor descienda sobre nosotros, conforme a la esperanza que tenemos en Él; y a María, Madre de Misericordia, que nos ayude a centrar nuestro corazón en el amor de Dios, que ese Amor sea nuestro Tesoro, y lo que guíe nuestra vida.