Comentarios a las lecturas de la Misa diaria.

viernes, 13 de junio de 2014

Solemnidad de la Santísima Trinidad.

1ª lectura: Éxodo 34,4b-6.8-9; Daniel 3,52.53.54.55.56; 2ª lectura: Carta II de San Pablo a los Corintios 13,11-13; Evangelio según San Juan 3,16-18.

Queridos/as hermanos/as:
¡Qué bueno es Dios!, que es amor que se comunica, que es amor que vive en comunidad.

Celebramos hoy la Solemnidad de la Santísima Trinidad, este misterio por el cual confesamos nuestra fe en un solo Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Lo creemos porque así se nos reveló nuestro Dios, a través de las Sagradas Escrituras, el testimonio de la tradición apostólica, el Magisterio de la Iglesia y el sentido de la fe del Pueblo de Dios. Pero es misterio: algo que se nos manifiesta aunque no completamente; algo que nos implica, pero no se deja poseer por completo; algo que no podemos ajustar a nuestros esquemas mentales, pero que, por la fe, transforma nuestra vida.

¡Qué bueno es Dios!, que respeta nuestra naturaleza y libertad, y por eso se revela progresivamente, amablemente, con mucho respeto hacia nosotros. Con razón leímos en el libro del Éxodo: “El Señor es un Dios compasivo y bondadoso, lento para enojarse, y pródigo en amor y fidelidad”. Así se ha revelado en toda la historia de la humanidad, y si lo meditamos en profundidad, así se ha revelado en nuestra propia vida. Moisés se atrevió a decir, en su diálogo de mediación entre Dios y el pueblo: “Si realmente me has brindado tu amistad, dígnate, Señor, ir en medio de nosotros. Es verdad que este es un pueblo obstinado, pero perdona nuestra culpa y nuestro pecado, y conviértenos en tu herencia”. Hoy nosotros sabemos que realmente Dios nos brinda su amistad, y a pesar de que muchas veces no escuchamos su Palabra, ni obramos con amor; aunque muchas veces pecamos, Él se mantiene fiel, brindándonos su perdón y su amor; y gracias a la fidelidad de Jesús, nos convirtió en el Pueblo de su herencia.

Por este motivo, la profecía de Daniel nos invita a bendecir al Señor, porque el universo está lleno de su amor, y San Pablo nos exhorta a permanecer en ese amor, a colaborar por vivir en paz y armonía, y a animarnos los unos a los otros, de manera que podamos hacernos conscientes de que el amor y la paz de Dios permanece en nosotros.

Por último, el Evangelio nos invita a decir una vez más: ¡qué bueno es Dios!, que nos amó tanto, “que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna”; y “Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él”. 

Así es. La Solemnidad de la Santísima Trinidad, nos da muchos motivos para decir: ¡qué bueno es Dios! Nuestro Dios se nos revela como comunidad, y gracias a la fidelidad de Jesús, hemos sido hechos parte de esa comunidad de amor. Por esto estamos invitados a vivir nuestra fe en comunidad, y a tratar de manifestar en nuestras relaciones ese mismo amor con que se relacionan las Personas Divinas.

A este Dios que es Uno y Trino, que es tan bueno y nos ama tanto, le vamos a pedir que nos ayude a permanecer en su amor, y a María, nuestra Madre que nos ayuda, que conoció como nadie a la Santísima Trinidad; ella que escuchó la voz del Padre, y permitió que el Espíritu Santo se hiciera fecundo en ella para engendrar al Hijo; a esta mujer formidable le vamos a pedir que nos ayude a imitarla, a estar atentos a la voz del Padre, a dejar que el Espíritu obre en nosotros, y así podamos ser discípulos misioneros de Jesús y su Evangelio.